Recomendaciones para la topografía de obras


Como topógrafos de obra, llevamos más de veinte años gestionando proyectos de todo tipo: de carreteras, ferroviarios, urbanizaciones, aeroportuarios, hidráulicos y de edificación.

Desde esta perspectiva conocemos la importancia que tiene el que se garantice, en todas las fases de un proyecto, la fiabilidad de unos servicios de topografía que ahorren costes innecesarios y prevean posibles problemas antes de que lleguen.

Tal es la importancia de la topografía, que representa un punto crítico en casi todas las fases de ejecución de una obra. En el plan de calidad, casi siempre, los puntos de parada entre actividades están sujetos a la comprobación geométrica y al cumplimiento de las tolerancias que establece dicho plan.

Por tanto, hay que ser metódicos desde el arranque de la obra y durante todo su desarrollo, llevando un seguimiento que garantice la calidad de ejecución del proyecto.

En fases iniciales, se hace imprescindible:

Comprobar y reponer las bases de replanteo del proyecto.

Pueden haber desaparecido muchas de ellas, ya que desde la redacción del mismo hasta que comienza su ejecución lo normal es que pasen meses o años.

Replantear la expropiación

Se marcarán los vértices de la poligonal, fijando los límites que tanto las personas como la maquinaria de obra no deben rebasar.

Partir de un terreno inicial (MDT)

Se hará un levantamiento topográfico, o si lo hubiere, se comprobará su precisión.

Esta labor es muy importante, ya que las mediciones imputables al coste del proyecto se realizan siempre sobre la realidad física, no sobre la teórica del proyecto, que puede estar desvirtuada, como de hecho venimos observando que sucede.

Actualmente, con el empleo de fotogrametría con vehículos aéreos no tripulados, la toma de datos de campo puede reducirse en cuanto a tiempo y recursos humanos, aumentando la rapidez y disminuyendo el coste.

También, es muy interesante obtener la ortofoto aérea del terreno en el inicio de los trabajos, que quedará como documento testimonial ante futuros problemas o dudas.

Igualmente, un reportaje fotográfico sobre los elementos que vayan o pudieran sufrir alteraciones también es muy recomendable.

Fotografías de fachadas, edificaciones, etc.. que demuestren cómo se encontraban antes del inicio de las obras, pueden resolver luego muchos conflictos derivados de daños reclamados (grietas, desperfectos, etc...)

Mayor peso tienen estos documentos gráficos si se hacen mediante Acta Notarial.

Préstamos y vertederos

Una vez definidos estos lugares, realizando su levantamiento topográfico inicial se podrá hacer su seguimiento cuantificando los volúmenes extraídos o depositados mensualmente.

Conocer las mediciones reales que debemos ejecutar.

Así se podrá realizar el plan de obra y conocer el coste real de la misma.

Estudiar las posibles mejoras del proyecto.

Se hará un análisis de la geometría y se estudiará si es procedente mejorar trazados, rasantes, pendientes, etc.. Así mismo, se pondrá especial atención en el encaje geométrico de elementos en los que hay que emplear mayor precisión, tales como obras de fábrica o estructuras, estableciendo redes de bases de replanteo específicas para estos detalles.

Se estudiará la parte hidráulica del proyecto

Identificaremos zonas inundables o de encharcamiento que condicionen negativamente el desarrollo de la ejecución del movimiento de tierras, identificando posibles problemas de drenaje y aportando soluciones.

Entradas recientes
Archivo